¡En Segovia se come muy bien!

El menú típico segoviano

 

Hola!

Como está tan de moda la “temática gastronómica” allá por donde miremos y, la provincia de Segovia puede presumir de ofrecer una buena mesa, hoy os voy hablar de alguno de los platos típicos de esta provincia. No quiero quedarme solo en dar información básica, quiero transmitiros “algo más

 

PRIMER PLATO: Judiones de La Granja

El menú que os recomiendo nos traslada en primer lugar a La Granja de San Ildefonso, conocido municipio segoviano por su historia “Real”, palacio y jardines. Cuando lleguéis pedir “judiones”, no hará falta decir más para que sepan lo que queréis… 

La historia cuenta que la judía proviene de Sudamérica, y que fue la Reina Isabel de Farnesio (s. XVIII) la que las utilizaba para dar de comer a sus faisanes y caballos. Esta preciada legumbre se cultivaba en los huertos de alrededor de palacio y gracias al cuidado de los agricultores se descubrió que tras su secado era un suave y exquisito alimento. Caracterizada por su mayor tamaño, color blanco absoluto y su gusto suave, untuoso y tierno, el judión de la Granja es considerado uno de los platos tradicionales más exquisitos de Segovia. 

SEGUNDO PLATO: Cochinillo

Continuamos con el mundialmente conocido “cochinillo asado”. Lo podéis solicitar en cualquier punto de la provincia al igual que el cordero. Carnes muy tiernas asadas en hornos de leña al estilo tradicional.

La tradición de comer cochinillo asado en Segovia se remonta a la época de los romanos, que además de dejarnos el Acueducto, mucha cultura y arquitectura, nos dejaron también su receta. Aun hoy el cochinillo se sigue elaborando así como entonces, tan solo con una fuente de barro, agua y sal. También es verdad que ante el escaso peso que un cochinillo lechal tiene (menos de 6,5 kg vivo), antiguamente preferían engordarle más para obtener más rendimiento del animal.

 

Además de por la sencillez para cocinarlo, el asado de Segovia se conoce también por ser elaborado en hornos de leña, lo que le aporta tradición, naturalidad y un sabor muy especial. Si queréis degustar este tipo de elaboración os recomiendo que busquéis más en los restaurantes de la provincia, ya que en la capital solo queda uno.

Y POSTRE: Ponche Segoviano

No hay dos sin tres, por lo que no podemos levantarnos de la mesa sin probar el postre más típico de aquí “El Ponche Segoviano” es un postre con mucha historia ya que se lleva elaborando desde 1926, en concreto en una pastelería de la capital que ha registrado su nombre y tiene la patente. Aunque el postre ya se elabore en la mayor parte de los obradores y pastelerías de Segovia.

 

 

Sus ingredientes son sencillos pero la elaboración algo compleja para reproducir en casa. Tiene una base de bizcocho borracho de almíbar, a continuación una capa de crema pastelera, otra de mazapán y otra de nata, todo lo cubre una capa de azúcar que se quema en la parte superior con un hierro haciendo formas de rombos que le da una presencia muy característica. 

 

¿Qué tal os habéis quedado? Imagino que bastante “llenitos”, no? Es que los platos que aquí se comen, no son precisamente ligeros…J Bueno para remediarlo lo que hay que hacer es abrigarse bien y dar un estupendo paseo, ¿que os parece por la Alameda del Parral y La Fuencisla? Ah!! ¿que no sabéis dónde está? ¡Ya os lo cuento otro día…!

 

¡Hasta pronto! 


Escribir comentario

Comentarios: 0