Fotos para soñar con Segovia

Segovia no solo es Acueducto y Alcázar

 

¡Hola!

 

¡Aquí estoy de nuevo! Esta vez me voy a dar un paseo relajado, para recrearme haciendo fotos por un paraje lleno de preciosas estampas a los pies de la muralla norte de Segovia, que no suelen salir en los medios de comunicación, pero que son alucinantes. Es la otra Segovia que os va a entusiasmar, que os dará para grandes sesiones de fotos en paseos como el mío.

Muralla norte de Segovia
Muralla norte de Segovia

Empezamos por un puente, el que cruza el río Eresma y nos deja a los pies del Alcázar. Un puente llamado de “La Castellana”, donde iniciamos nuestra sesión fotográfica:

Poca historia conocida tiene este puente, además de la belleza que da al entorno. Desde este punto se tiene acceso a la Alameda del Parral y, atravesándolo, al Paseo de Santo Domingo de Guzmán y Cueva de la Zorra.

 

Antes de cruzar el puente, a la izquierda y por la calle Marqués de Villena, llego al jardín-museo de “El Romeral de San Marcos”. Una maravilla botánica desconocida para muchos segovianos. El autor de este espacio fue Leandro Silva Delgado (arquitecto, pintor y paisajista). Este uruguayo instalado en Segovia decidió trasformar el jardín de su casa en un exótico jardín botánico con múltiples especies aclimatadas al frío de la ciudad. Podréis ver peonías, iris de rosas, bambúes japoneses, crisantemos chinos, tilos, abedules, tejos, viburnos y muchos árboles frutales como: perales, membrillos, granados o ciruelos. Os dejo el horario de visitas y alguna foto de los alrededores.

Salgo de nuevo al puente de La Castellana, lo cruzo y voy a parar al Paseo de Santo Domingo de Guzmán, donde me paro para contemplar como en un punto el cielo ya no se ve, se pierde, porque las ramas de los árboles que nos acompañan ciegan el color azul. Un paseo sin edificios, que escoltado por la muralla y por la multitud de especies de árboles, hace los encantos de cualquier fotógrafo, y si no, mirar:

Subiendo por este bonito paseo llego hasta el Instituto de Empresa y me siento un poco a contemplar el anteriormente hospicio de Segovia, y hace muchos más años el Convento dominicano de Santa Cruz La Real, reedificado por los Reyes Católicos. Data del siglo XIII y su portada gótica del XV. Declarado patrimonio nacional en 1931 y restaurado hace unos años para albergar el aula magna de la universidad actual, es un edificio maravillo, de gran belleza. Además, dentro de él se conserva la cueva penitencial de Santo Domingo de Guzmán. Aquí dejo más fotos:

Sigo por extramuros, por un camino que me hace atravesar a vista de pájaro la muralla norte de Segovia. Remodelada en 2012, esta larga escalinata transporta a todo aquel que quiera acceder al centro de la ciudad, dejando a sus pies el valle del Eresma, la iglesia de la Veracuz, Zamarramala, El Parral, La Fuencisla…. La verdad es que las vistas son maravillosas:

 

Casi arriba en un descansillo me encuentro con la Cueva de la Zorra. Desconocía por completo su existencia y me sorprendió bastante su historia. Esta cueva cerrada al público por su inestabilidad geológica, era una cantera de ruedas de molino de piedra caliza; y aun hoy se conservan varias de ellas dentro casi terminadas. Termino de subir el último tramo de escaleras que ya son de metal, y llego a la entrada de los jardines del Alcázar.

Subo andando frente a estos jardines, en concreto por la calle Velarde, muy estrecha con casas bastante antiguas. Y llego a mi próxima foto, la Puerta de la Claustra, la única que se conserva de las tres que había cerrando el barrio de los canónigos catedralicios. Es muy bonita porque conserva restos de esgrafiado renacentista y en la clave del arco hay una copia de la Piedad que también está en la Catedral. En la casa adosada se instalaron los estudios de dos grandes artistas Ignacio Zuloaga y Maurice Fromkes. 

Y hasta aquí mi álbum de fotos, personal y diferente, y es que Segovia no solo es el Acueducto y el Alcázar… ¡Espero que vuestras fotos queden muy bonitas!

 

 

¡Hasta la próxima!


Escribir comentario

Comentarios: 0