Industria cárnica

Asados como el cochinillo y el lechazo son el referente de nuestras tierras, pero no debemos olvidar el resultado del provecho del cerdo, que nos proporcionan sabrosos embutidos o el riquísimo jamón de Tierras de Segovia.


El cochinillo de Segovia

El cochinillo

Del magnífico cuidado con que se cría al lechón en tierras segovianas, después de tres semanas recibiendo la leche de la madre, obtenemos este magnífico producto como es el cochinillo de Segovia, con la Marca de Garantía “Cochinillo de Segovia”, fruto de trabajo de muchos segovianos por toda la provincia..

El lechazo segoviano

El lechazo 

Lo mismo podemos decir del lechazo de Segovia, que se prodiga más en la provincia segoviana. Cuenta con su propia IGP (Indicación Geográfica Protegida). Es un lechazo criado y alimentado por leche materna, y el resultado, un buen asado con una carne tierna y una piel fina y crujiente.

Los embutidos

Embutidos 

De la tradicional matanza del cerdo se obtienen hasta 50 sabores diferentes, como el del chorizo o la morcilla. En Segovia podemos presumir de unos magníficos embutidos en general, como el Chorizo de Cantimpalos, que también ha obtenido el IGP.

Jamón de Tierras de Segovia

El jamón de Segovia 

El Jamón Tierras de Segovia es el resultado que se está consiguiendo debido a décadas de un esmerado proceso de curación y un trabajo bien hecho entre los curados, y conseguir con merecimiento, el distintivo de Indicación Geográfica Protegida (IGP).


Empresas y productos