Los Pueblos del Plan 11 Hoces del Duratón
Los Pueblos del Plan 11 Hoces del Duratón
Sepúlvieda, Segovia

Sepúlveda cuenta con una población aproximada de 1.200 habitantes y con una altitud de 1.014 m. Se encuentra a 64 km. de la capital segoviana. Tiene una ubicación más que privilegiada, ya que está situada en una horquilla rocosa que componen los ríos Duratón y Caslilla.

El lugar, por su orografía, atrajo a muchos pobladores, desde celtíberos hasta romanos han dejado su huella en estas tierras. Ocupada como estuvo por musulmanes, fue recuperada por el conde Sancho García para los cristianos.

Actualmente, Sepúlveda cuenta con un gran patrimonio natural, artístico y gastronómico. De hecho, de deberíamos irnos de esta villa sin probar el sabroso cordero asado. Más información...

Villar de Sobrepeña

Villar de Sobrepeña es una pequeña población con escasos 15 habitantes, pero es el municipio que tiene mayor superficie dentro del Parque Natural del Río Duratón. Actualmente es una localidad agregada a Sepúlveda.

De esta localidad, ha sobresalido durante muchos años la actividad ganadera, en concreto, los corderos churros, de gran calidad y muy demandados por los hosteleros segovianos.

El municipio es muy irregular, con grandes barrancos, zona de mucho pinar y por el que cruza el río Duratón.

Villaseca, Segovia

Así se llamaba ya desde el 1247, hasta entonces, se denominaba Villa Seca. Es bien conocida esta localidad por los amantes de las Hoces del Duratón, desde ella, se accede a la Ermita de San Frutos, que se encuentra a 4 km.

El núcleo, formado por casas de piedra que se encuentran todas ellas a un lado de la carretera, dejando al otro lado la iglesia de Santo Tomás de origen románico. En el término se encuentra la Cueva de los Siete Altares, que está considerada como el templo cristiano más antiguo de la provincia de Segovia.

Castrillo de Sepúlveda, Segovia

Con una población aproximada de 30 habitantes, Castrillo de Sepúlveda cuenta con cierta riqueza arquitectónica, paisajística y de interesantes construcciones rurales.

Situada entre dos peñas de grandes pastizales, con numerosos chopos y robles, Castrillo (pequeño castillo) está cargado de historia, pues en su término se localizaron restos del neolítico y de la Edad de Hierro. En el núcleo encontramos la iglesia de San Bernabé y a las afueras, las ermitas de Ntra. Sra. del Otero y de San Julián.

Aldehuelas de Sepúlveda, Segovia

Tiene una población de 20 habitantes y se encuentra dentro del Parque Natural de las Hoces del Duratón. De este término procede la famosa piedra roja de Sepúlveda y que es muy popular, gracias a las canteras de piedras caliza rosada. Hoy en día todavía existen dos canteras regentadas por mujeres.

También es conocido su ganado ovino churro, muy habitual de en los municipios de la zona.

Original es el emplazamiento de su iglesia de San Esteban, que se encuentra en un páramo a las afueras del pueblo.

Hinojosas del Cerro, Segovia

Este pequeño pueblo se encuentra sobre el alto de un cerro que desciende hacia el valle del río Duratón, con grandes pendientes en sus calles y entre grandes barrancos. Está rodeado de enebros y espinos que propiciaron gran actividad ganadera tiempos atrás. Tiene una población de unos 15 habitantes y como los anteriores, también pertenece a Sepúlveda.

Burgomillodo, Segovia

Perteneciente a Carrascal del Río, Burgomillodo o el Burguillo, se encuentra a los pies de la presa del embalse que lleva su nombre y donde pone fin el Parque Natural de las Hoces del Duratón. Gracias a esta ubicación, Burgomillodo vive de su actividad hostelera, además de la central hidroeléctrica y una mina de feldespato potásico que da empleo a numerosas personas.

Navalilla, Segovia

Navalilla es una población de algo más del centenar de habitantes, está situada sobre lugar llano y pantanoso. En su término localizamos las lagunas de el “Tiemblo” y “Grande” que llegan a ser, para los amantes de la ornitología, un gran espectáculo. Del interior cabe destacar su iglesia de San Sebastián y un área recreativa a las afueras. Aunque como gancho turístico, Navalilla, tira de la cercanía las Hoces del Duratón.

Fuenterrebollo

Fuenterrebollo se extiende sobre una gran llanura entre Cantalejo y Navalilla. Antiguamente se llamaba Fuente Rebollo, que significa manantial del roble, por aquí llaman rebollos a los robles jóvenes. 

La localidad se encuentra muy cerca del Parque Natural de las Hoces del Duratón, las lagunas del Santo y del Herrero, y entre pinares y robledales. Actualmente cuenta con algo más de 350 hab. Fuenterrebollo es un buen lugar para el descanso y punto de partida para grandes aventuras. 

Cantalejo, Segovia

Población que se encuentra entre las cuencas del Duratón y Cega, en Tierra de Pinares. Actualmente es una de las localidades con más habitantes de la provincia. Cantalejo es la cuna de la gacería, jerga propia que utilizaban hasta hace muy poco, los trabajadores relacionados con fabricación de trillos y aperos de labranza. Llegaron a existir hasta 217 talleres de estos trillos, aunque en la actualidad, ya no existen como tal.

Cantalejo vive actualmente de algo de industria y también de su cercanía a las Hoces del Duratón, que hace que se mantenga su actividad hostelera o turismo activo.

Fuera del núcleo y enclavadas en plenos arenales, nos encontramos con Las Lagunas de Cantalejo, rodeadas de Pinares y con un gran valor biológico.

Sebúlcor, Segovia

Sebúlcor es actualmente una localidad ligada totalmente a las Hoces del río Duratón y y de su Convento de la Hoz, que pertenece al municipio. Este Parque recibe gran número de visitantes. Gracias a ello, en la localidad han crecido los establecimientos hosteleros, como empresas de turismo activo, casas rurales o restaurantes que dan vida a la zona, además de su agricultura o la explotación maderera.

Aunque en Sebúlcor es municipio antiguo y de importantes descubrimientos arqueológicos, y a pesar de que se llegó a denominar “El Sepulcro”, hoy en día es una  población cercana a los 300 hab, es joven, emprendedora y llena de vida.