Los Pueblos del Plan 14 Campiña segoviana
Los Pueblos del Plan 14 Campiña segoviana
Martín Muñoz de las Posadas, Segovia

Se cree que Martín Muñoz de las Posadas fue fundada en el siglo XI y que su nombre viene del caballero burgalés que inició su población. De sus monumentos debemos destacar, la iglesia y el palacio del Cardenal Espinosa, ambos edificios construidos por el vecino Diego de Espinosa (1505), que llegó a ser Inquisidor General, Cardenal y Ministro de Felipe II.

La iglesia de la Asunción es un edificio gótico que se edificó sobre otro más antiguo del s.XIII. El palacio del Cardenal Espinosa es un edificio de planta rectangular con dos grandes torres que nos da la bienvenida a la bonita plaza de la localidad, que tiene en la actualidad una población cercana a los 350 habitantes.

Santa María la Real de Nieva, Segovia

Santa María la Real de Nieva tiene ligada su historia a la reina de origen inglés Catalina de Lancaster, que fue la esposa de Enrique III de Castilla. Esta reina se encargó de fundar el Monasterio de Santa María la Real de Nieva y la Puebla de Santa María pasó a tener título de villa. Santa María llegó a tener gran renombre, incluso, se llegaron a celebrar Cortes a finales del XV presididas por el rey Enrique IV.

El Monasterio de Santa María la Real de Nieva se lleva el protagonismo de esta villa y en el que  podemos contemplar su iglesia monástica dedica a Nuestra Señora de la Soterraña, es una maravillosa fábrica gótica, en la que destaca su gran portada del lado norte. En su interior encontramos la joya de su claustro y sala capitular, estilos románico y gótico. Este claustro esta compuesto por ochenta y siete columnas en cuyos capiteles veremos escenas de guerra, caza, pasajes bíblicos, así como un calendario agrícola perfectamente conservado. Tanto el claustro como la puerta norte están declarados Monumentos Nacionales. En el monasterio está enterrada doña Blanco de Castilla, que falleció en esta villa en el 1441.

La villa, que en la actualidad cuenta con una población algo superior a los 1.000 habitantes, fue famosa en el siglo XVIII por la fabricación de paños, llegando a ser el segundo centro pañero de la provincia, después de Segovia.

Nieva, Segovia

Esta pequeño pueblo de la Campiña Segoviana, que ya estaba poblado desde el Paleolítico, está ligado y es conocido por su producción de vino. Los vinos de Nieva con Denominación de Origen Rueda recuerdan de la importancia del cultivo de la vid en la zona.

Del interior del pueblo debemos destacar la iglesia dedicada a San Esteban, con una torre que representa maravillosamente al románico en ladrillo en Segovia.

Nieva cuenta en la actualidad con unos 350 nevatos, que además de la producción de la vid, se dedican también a la ganadería, en un paisaje adornado por la “campiña segoviana”, “tierra de pinares” y los viñedos.

Nava de la Asunción, Segovia

Nava de la Asunción, que perteneció a la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, recibió el título de villa por parte del Rey Carlos III y ahora es una próspera localidad con algo más de 3.000 habitantes. Por su municipio atraviesan los ríos Eresma y Voltoya, una extensión, como su nombre indica, llana y en ocasiones pantanosa. Hasta hace pocas décadas existían unas cuantas charcas por el lugar.

Cabe destacar la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, una construcción barroca pero con detalles románicos. También dentro del casco localizamos la ermita del Santísimo Cristo de la Expiración. 

Coca, Segovia

Coca es actualmente un punto de referencia para el turismo de la provincia de Segovia. El castillo y resto de monumentos, su entorno paisajístico y su gastronomía, invitan a una interesante estancia.

Coca se remonta a la edad del bronce (1.800 años a.C.) de esa época se han encontrando restos como puntas de flecha o cerámica. Ya en la edad de Hierro existe la ciudad prerromana de Cauca que fue conquistada por los romanos. En el año 346 nace en ella el que con posterioridad fuera emperador romano, Teodosio el Grande.

Coca, que está declarada Conjunto Histórico y Bien de Interés Cultural, cuenta entre sus joyas como un edificio romano y su cloaca, doscientos metros de cerca medieval muy bien conservados, la puerta de la villa y un par de verracos celtíberos de granito. En el interior una maravillosa torre románico-mudéjar y la iglesia parroquial. Y por supuesto, el castillo gótico-mudéjar de Coca, que fue construido a mediados del siglo XV. Más información...