Los Pueblos del Plan 16 Sierra de Guadarrama
Los Pueblos del Plan 16 Sierra de Guadarrama
El Espinar, Segovia

EL Espinar con cerca de 10.000 habitantes es el segundo municipio más grande de la provincia de Segovia. Se encuentra en la falda de la sierra de Guadarrama, sobre el paraje denominado Garganta Lóbrega, en una naturaleza de lujo, con una flora y fauna para recordar.

Tramos de calzada, puentes o restos de molinos, recuerdan el pasado romano de esta villa, que cuenta, además, con un gran patrimonio histórico y gastronómico.

Por los siglos XV y XVI es cuando El Espinar se convirtió en una villa de gran importancia por su tránsito de comercio de maderas, ganados o lanas.

Del núcleo urbano destacamos la iglesia parroquial de San Eutropio, de origen románico, ha tenido muchas restauraciones. Cerca de la iglesia localizamos las ruinas del convento de Santa Isabel y el Palacio del Marqués de Perales o del Esquileo, ambos declarados de Bien de Interés Cultural

Navas de San Antonio, Segovia

El nombre viene porque en su término se halla la ermita de San Antonio del Cerro y debido a su devoción pasaron a llamarlo así. En la actualidad tiene algo más de 400 vecinos.

Destacamos de la localidad la iglesia de San Nilcolás de Bari, que es de origen gótico y en su interior tiene un retablo mayor de estilo barroco. También se conserva una portada barroca, en lo que fue su Pósito Real.

Villacastín, Segovia

El municipio cuenta con más de 1.600 personas, y se encuentra muy cerca de la sierra de Guadarrama, y sigue siendo un punto estratégico en la comunicación. Tanto es así, que en su historia y en la actualidad está totalmente vinculada con el tránsito de personas y mercancías.

Villacastín llama la atención por sus cañadas, praderas, montes o fresnedas que adornan las formaciones rocosas de granito y que forman un auténtico monumento paisajístico.

De su interior sobresale la llamada “Catedral de la Sierra”, de estilo gótico, es el segundo templo más grande de la provincia, solo por detrás de la Catedral segoviana. Esta imponente iglesia se terminó de construir en el siglo XVIII. También cuenta con el convento de Santa Clara o la casa del conde Albarreal. A las afueras, encontramos las ermitas del Carrascal y Cristo del Valle, y también una calzada romana.

Zarzuela del Monte, Segovia

Su nombre hacer referencia a la abundancia de zarzas en la zona. Su municipio es un terreno desigual ideal para la actividad ganadera y por él pasan los arroyos de Las Huertas y el de los Caces que vierten las aguas en el río Moros. En la actualidad, Zarzuela del Monte no llega a los 600 habitantes.

Como recuerdo de Zarzuela nos queda el oficio de los “machoteros”, que se dedicaban a la actividad de “machar” las cortezas de las encinas que existían en la zona.

En el núcleo abundan las casas de piedra y granito que es muy abundante en la zona. Destaca, con este tipo de construcción, la iglesia parroquial de San Vicente, que está declarada Monumentos Histórico Artístico. Cabe destacar también, el Museo-Pinacoteca de Arte Contemporáneo, donde se pueden observar un amplio abanico de obras de artistas de varios países.

Vegas de Matute, Segovia

Vegas de Matute, antiguamente Las Vegas, se encuentra en una zona donde abundan los caseríos y grandes fincas, llamada de Los Calocos y conocida como la Andalucía segoviana. Por sus llanuras de labrantío y ganadería, cruza el río Moros.

En el interior de la población podemos destacar la iglesia parroquial de Santo Tomás. De estilo gótico, en ella intervino Rodrigo Gil de Hontañón. También destacan dos casas palacio, la del conde de Santa Coloma y Condes de Giraldelli, de propiedad privada. Hoy en día, Vegas de Matute no llega a los 300 habitantes.

Otero de Herreros, Segovia

Es un pueblo serrano con casi 1.000 habitantes y su nombre indica el oficio de sus primeros pobladores. Ya los romanos conocían la riqueza mineral del subsuelo de este municipio. De echo existe una calzada romana que indica que por allí se daba salida al mineral del yacimiento.

Del casco urbano destacamos su iglesia parroquial, dedicada a los santos Justo y Pastor y a las afueras las ermitas de Nuestra Señora de la Adrada y la de San Roque, todas las construcciones son de estilo gótico. La iglesia está actualmente en trámites para ser declarada Bien de Interés Cultural.

Los Ángeles de San Rafael, Segovia

Los Ángeles de San Rafael, que cuenta con número aproximado de 1.500 vecinos, es un lugar perfecto, muy cerca de la provincia de Madrid y de la sierra de Guadarrama, para el descanso y el ocio. Se encuentra en un bello paraje, sobre un cerro, junto a los embalses del Carrascal y de los Ángeles. Es una urbanización dedicada al ocio, actividades, eventos y tiempo libre. Un lugar para disfrutar de la tranquilidad y la diversión. Del ocio podemos destacar actividades como el deporte acuático o el golf.

Estación de El Espinar, Segovia

Si por algo es conocida esta localidad, es por su Torneo de Tenis “Villa de el Espinar”. Está considerado como el mejor challeger del mundo y en él juegan alguno de los mejores jugadores del tenis internacional.

La población surgió gracias a la construcción de línea ferroviaria Madrid-Segovia, hoy convertida en cercanías y por estar un enclave privilegiado, ha servido para convertirla en un lugar de residencia veraniega, con más de 500 habitantes fijos. En el entorno podemos de bonitos entornos por la sierra y entre sus pinares localizamos el área recreativa “La Panera” lugar ideal para el disfrute en verano.

San Rafael, Segovia

La localidad de San Rafael nace cuando Carlos III, por el siglo XVIII, crea una nueva vía entre el Real Sitio de San Ildefonso y Madrid con categoría de Calzada Real y que iba a consolidar un paso por la sierra de Guadarrama en el Puerto del León.

Por entonces, se mandó construir una Casa de Postas, una iglesia y una casa para el vicario. A finales del siglo XIX, San Rafael se encuentra en su mayor esplendor y hoy en día es la principal población turística de la sierra de Guadarrama. Es una combinación perfecta entre la construcción de casas solariegas y un paisaje alpino de lujo.