Qué ver del Plan 7 Pueblos Rojos y Negros
Qué ver del Plan 7 Puelbos Rojos y Negros
Riaza

Uno de los elementos que más define a Riaza es su singular Plaza Porticada; lugar de referencia de la villa data del siglo XVIII, aunque su aspecto actual corresponde a 1873, cuando se explanó el ruedo que tiene forma de elipse. Irregular y amplia, rodeada por gradas de piedra, barandilla de forja de hierro, con los típicos soportales castellanos, casas de dos pisos con amplios corredores, balcones y sobrado.

Otros ejemplos de su patrimonio histórico artístico lo constituyen la Iglesia de Nuestra Señora del Manto, la ermita de S. Roque, en el paraje del Rasero y la ermita de San Juan Bautista. Más información...

Iglesia de Alquité

A las afueras de la localidad de Alquité, edificada en lo alto, desde donde se divisa la Sierra de Ayllón, nos encontramos con esta iglesia románica del siglo XII, muy reformada  a lo largo del tiempo. De una sola nave con cabecera cuadrada que se cubre con bóveda de cañón, pórtico cerrado y espadaña a los pies. El elemento más interesante es su sorprendente portada románica formada por tres arquivoltas de medio punto ricamente decoradas con motivos geométricos, seres fantásticos y varios personajes.

Villacorta

Otros ejemplos de su patrimonio histórico artístico lo constituyen la Iglesia de Nuestra Señora del Manto que comienza a construirse a finales del gótico, se continúa en época renacentista y se llevan a cabo diversas intervenciones en el siglo XVIII; conserva en su interior un importante retablo mayor. La ermita de S. Roque, en el paraje del Rasero, construida en 1599 es un edificio de planta rectangular con cabecera recta y la ermita de San Juan Bautista. Más información...

Ermita del Padre Eterno

En la localidad de Estebanvela y enclavada en un pintoresco lugar, rodeada de monte se encuentra esta ermita  cuya romería, que se celebra el domingo siguiente a Pentecostés, constituye uno de los puntos de mayor atracción de la comarca. Lugar ideal para disfrutar de un buen paseo por sus inmediaciones, y yantar una buena tortilla y otras viandas en su pradera. Más información...

Madriguera

Es conocida por ser la población más representativa entre los “pueblos rojos” de la Sierra de Ayllón. Muy bien conservado, es un lugar muy atractivo; su caserío está integrado en el paisaje. Utiliza para la edificación  la arcilla y piedra rojiza de la zona. Todo en él es rojo; rojas son sus areniscas ferruginosas utilizadas en los muros de sus casas y roja la arena utilizada en el revoco. Lo mejor que  se puede hacer es pasear sus  tranquilas calles. Puede visitarse la iglesia de S. Pedro Apóstol levantada en el siglo XVIII sobre un templo anterior. En sus alrededores existe una fuente de aguas ferruginosas y restos de una antigua mina de caolín. Más información...

Iglesia de Ntra. Sra. de Vallehermoso en El Negredo

En la localidad de El Negredo, nombre que proviene  del color de sus casas, construidas en su mayoría con pizarra de la zona, y en la falda de un valle se encuentra la iglesia de Santa María del Vallehermoso. De origen románico, conserva este estilo en una portada con dos columnas con capiteles de hojas y arquivoltas. Pórtico renacentista. En su cementerio existen unos dibujos circulares labrados en piedra que podrían remontarse a época visigótica.

El Muyo

Es el mejor ejemplo de los “pueblos negros” de la provincia de Segovia. Son características sus casas  construidas con pizarra negra en muros y cubiertas, así como el pavimento de las calles. Asentado sobre una gran veta de pizarra negra  conforma todo ello una unidad arquitectónica que le convierte en un lugar con mucho encanto y atractivo para los amantes de la tranquilidad y el sosiego. Los curiosos pórticos de entrada, así como los vanos y los hornos de las casas son elementos arquitectónicos llamativos. Más información...

Serracín, Segovia

Aunque está considerado como un “pueblo negro” por el color de su arquitectura popular, se diferencia de El Muyo donde las edificaciones, son enteramente de pizarra, en que en él hay muros con acabado de revoco y arenisca rojiza en la sillería de los vanos. Esta alternancia da un color especial, que al igual que ocurre con otras poblaciones de esta zona les convierte en lugares de gran encanto que transmiten una sensación de nostalgia. De la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad, construida en 1702, únicamente queda la espadaña, que tiene un extraordinario poder sugerente y evocador.

Becerril, Segovia

Esta localidad emplea para la arquitectura popular  de sus casas las rocas rojizas para sillares y mampostería y la pizarra para los tejados. Su edificio más emblemático es la Iglesia románica de Nuestra Señora de la Asunción, reformada en el siglo XVI. La portada románica de entrada a la nave está formada por dos arquivoltas decoradas con motivos vegetales. En su interior cuenta con un retablo central de estilo barroco. A nivel paisajístico se puede disfrutar de una magnifica acebeda donde también se encuentran tejos, serbales y fresnos. 

Martín Muñoz de Ayllón, Segovia

Destaca por el color rojizo de la tierra y de la piedra con la que se construyen los muros de sus viviendas y por el negro de la pizarra  de sus tejados. La iglesia dedicada a San Martín de Tours fue reconstruida en el año 2001 tras su hundimiento que tuvo lugar en 1994.Tuvo canteras de pizarra, material que fue utilizado para la cubierta del Palacio de la Granja y para el suelo de la Catedral de Segovia.  Lugar fantástico para pasear, destacan las impresionantes vistas existentes desde el Collado de las Cabras a 1826 m de altitud. Más información...

Ermita de Hontanares, Riaza, Segovia

En el término municipal de Riaza, en un lugar privilegiado se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Hontanares. A 1450 m de altitud  y enclavada en medio de un claro en un bosque de robles, se puede ver desde aquí el Pico del Lobo, la estación de esquí de La Pinilla, Riaza y otros pueblos del entorno. La ermita fue construida en el año 1606 con dos grandes estancias; una la propia iglesia y otra la antigua hospedería. Dispone de un área recreativa con bancos, mesas y barbacoas de piedra que invitan al deleite de viandas en medio de todo el esplendor de la Sierra de Ayllón. Más información...

Hayedo de Pedrosa

En el término municipal de Riofrio de Riaza, en el Puerto de la Quesera, frontera natural entre las provincias de Guadalajara y Segoviase localiza el bosque de hayas conocido con el nombre de Hayedo de la Pedrosa. Se extiende en torno a 87 kms2 y alturas entre 1.500 y 1.700 metros y es uno de los bosques de hayas más meridionales del mundo. En su interior se encuentran árboles centenarios, retorcidos, llenos de musgo y líquenes que recuerdan a los bosques de los cuentos de hadas. En épocas otoñales el color de sus hojas cambia de tonos verdosos a tonos dorados, ofreciendo al visitante un  espectáculo visual de extremada belleza. Añadido a la belleza de las hayas es de destacar la panorámica que se aprecia, pudiendo disfrutar de las vistas del Valle del rio Riaza, el embalse y el pueblo de Riofrio, Riaza y otros pueblos de la comarca. Es de destacar que por sus cualidades de tipo de terreno, estado de conservación y belleza, este hayedo ha sido incluido en la Red Natura 2000 como espacio natural de gran valor ecológico.


Plan 7:  Pueblos Rojos y Negros  I  Qué ver  I  Los Pueblos  I  De interés  I  Dormir  I  Comer