sepulcro del infante don pedro

Los restos del hijo de Enrique II se encuentran en la capilla Santa Catalina de la Catedral

Plaza Mayor y Catedral de Segovia

Restos del Infante Don Pedro en la Capilla de Santa Catalina de la Catedral de Segovia

Nos encontramos en la Capilla de Santa Catalina en la Catedral de Segovia. En ella se encuentra el sepulcro con los restos del Infante Don Pedro, hijo de Enrique II de Castilla. Estos descansan aquí desde hace 461 años, desde que se trasladaron desde la antigua catedral hasta esta capilla.

 

Debido a obras de restauración que se están realizando sobre la estructura de piedra caliza situada en el centro de la sala, el lunes 18 de noviembre de 2019, se ha tenido que abrir la tapa de la efigie del niño para restaurarla y en su interior se ha encontrado un pequeño cofre forrado de terciopelo en la base.

 

Así que, después de varios siglos y con la presencia del Deán de la Catedral, Ángel García Rivilla, del Secretario del Cabildo, Miguel Ángel Barbado Esteban y del canónigo, José Antonio García Ramírez, se ha abierto el cofre donde, según crónicas históricas, contenía los restos del Infante.

 

En el interior se ha descubierto, lo que parece ser una blusa de seda con botones de tela, un faldón y un cinturón de tela del mismo color. En el interior de estas telas, se han encontrado tres huesos que corresponden al Infante con toda seguridad, aunque todavía no sabe a qué parte del cuerpo corresponden.

 

Según cuenta la leyenda, el Infante Don Pedro, que estaba al cuidado de una criada, se precipitó desde una de las ventanas del Alcázar de Segovia, falleciendo al instante. Seguidamente, la criada se lanzaba también al vacío, falleciendo también.

 

Gracias a este hallazgo, al comprobar el tamaño de las telas y huesos, se deduce que debía ser un niño muy pequeño cuando falleció, se descarta, por tanto, que la edad que se presumía tuviera el Infante fuera de entre 10 y 12 años. Una vez realizadas las averiguaciones pertinentes por profesionales, los restos se expondrán junto al sepulcro. 

 

Traslado de los restos del Infante a la Catedral de Segovia

Enrique II tenía su residencia en el Alcázar de Segovia, aunque no permanecía mucho allí por la guerra que mantenía con su hermano Pedro I por el poder de Castilla. Tras la muerte de su hijo, desde Burgos, Enrique II  expide un privilegio para levantar un sepulcro en su honor.

 

Enrique II gana finalmente la guerra en 1369 e instaura la dinastía de los Trastámara. Entonces se levanta el sepulcro para el Infante en la catedral antigua, que se encontraba junto al Alcázar. Ya entre los años 1520 y 1522 acontece la Guerra de las Comunidades con consecuencias lamentables para la catedral. Se decide entonces levantar la nueva catedral en el lugar actual.

 

Cuando los trabajos de esta ya estaban bastante avanzados, en un jueves 25 de agosto de 1558, se realiza una  solemne procesión con los restos del Infante Don Pedro desde la antigua catedral a la nueva, a la capilla de estilo renacentista de Santa Catalina, donde reposan actualmente. En su reja se puede leer “AQVÍ IAZE EL INFANTE DON PEDRO FIJO DEL SEÑOR REI DON ENRIQUE SEGUNDO –ERA-1404- AN 1366” 



SEGOVIA UN BUEN PLAN:

C/ Los Maestros, 7 bajo · Tlf. 921 42 28 54  · Palazuelos de Eresma (Segovia)

PÁGINA DE INFORMACIÓN TURÍSTICA DE SEGOVIA CAPITAL Y PROVINCIA

WEB: www.segoviaunbuenplan.com

INFORMACIÓN: informacion@segoviaunbuenplan.com